Tuesday, October 24, 2017 Noticias|فارسي

 
inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Contáctenos
>
Titulo
iran
Hafez
Inscribirse
Nombre de Usuario :   
Contraseña :   
[Inscribirse]
Suscribirse al Boletín
Nombre :   
Correo Electrónico :   

 

I. GENERALIDADES SOBRE EL ISLAM

¿Qué es el Islam?

El Islam es la última de las religiones reveladas por Dios a la Humanidad. No es “la única religión revelada”, sino la “última” de todas, establecida por Dios como religión para toda la gente hasta el fin de los tiempos.

Etimológicamente, Islam significa “paz” y también “sumisión” o “sometimiento”. Sumisión o sometimiento a la Voluntad de Dios. El musulmán es quien acepta el Islam con sumisión a la Voluntad Divina, respetando Sus Mandatos y Leyes como un siervo de Dios. El musulmán reconoce a Dios como Único Señor Absoluto, y al resto de las criaturas como sus semejantes, y se somete a Dios, no a las criaturas.

Desde el punto de vista histórico, el Islam surge de Hiyas (lo que hoy es Arabia Saudita) hace 14 siglos a partir del Profeta Muhammad (BP), quien en occidente es conocido con el nombre de “Mahoma” por una derivación de la fonética turca “Mahomet”, pero que los musulmanes llamamos “Muhammad” por derivación de la fonética árabe, tal como era su nombre originalmente. No obstante, los musulmanes consideramos que el Islam es básicamente el mismo Mensaje que Dios envió a todos los pueblos a través de los diferentes Profetas y Mensajeros (P), el cual adoptó otros nombres como “Judaísmo” o “Cristianismo”, pero en esencia no eran otra cosa que el Islam en sus orígenes. Si hoy vemos coincidencias entre el Islam y otras religiones, se deben a su origen común. Y si vemos diferencias y amplias divergencias en algunos aspectos de las religiones consideradas como auténticas en sus orígenes (como el Cristianismo), se deben a que tales religiones han perdido el Mensaje original y en algún momento de su historia lo han desvirtuado y alterado, distanciándose del Islam.

En consecuencia, los musulmanes creemos en todos los Profetas (P), incluso los mencionados en la Biblia como Adán, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Ismael, Moisés, David, Salomón, Elías, Isaías, Zacarías, Juan Bautista y Jesús (la paz sea con todos ellos). Los musulmanes creemos en los Libros Revelados como la Biblia; aunque consideramos que el único Libro que se ha mantenido intacto desde su Revelación es el Sagrado Corán, Libro Sagrado de los musulmanes que le fue revelado al Profeta Muhammad (BP) por Dios a través del Arcángel Gabriel. Los musulmanes creemos en la autenticidad original de religiones como el Judaísmo y el Cristianismo, y no rivalizamos con ellas ni las consideramos “obras del demonio” ni “engaños de falsos Profetas” en absoluto. Pero consideramos que ellas fueron reveladas para un momento y lugar en particular, para un grupo limitado de personas, y que hoy su tiempo ha caducado y ellas han quedado abrogadas por el Islam, la última religión revelada por Dios para todo tiempo y lugar hasta el fin del mundo.

¿En qué consiste el Islam?

El Islam es un “modo de vida” (en árabe: Din); que es el concepto original de “religión”. Se trata de un conjunto de creencias y prácticas que el ser humano adopta para su vida cotidiana, a fin de establecer sus acciones en la rectitud y encaminarse hacia el bienestar y la felicidad auténticos, reales. Luego de comprender y aceptar las creencias libremente, el hombre pone en práctica determinadas acciones que van ordenando su vida cotidiana en la salud física, moral y espiritual, orientándose hacia Dios buscando Su Complacencia. De esta manera obtiene el bienestar completo, en este mundo y en el otro. El Islam contiene todo lo que el ser humano necesita para su vida, tanto individual como social. No se trata de un mero conjunto de rituales a ejercerse en un determinado templo ni a una determinada hora, sino que todo un conjunto de acciones a ponerse en práctica en la vida cotidiana. El Islam contiene indicaciones respecto a la comida, la bebida, la vestimenta, la conducta diaria del hombre, su relación con sus semejantes, etc. Hay indicaciones que van desde cómo debe el hombre ir al baño hasta cómo debe gobernar un país y establecer sus leyes, su economía, su política, etc. En el Islam no hay nada importante librado al azar ni dejado a la opinión y gusto de la gente, sino que sobre cada asunto vinculante para la vida humana existe un mandato, una norma, una indicación, un consejo, una obligación o una prohibición.

II. LAS CREENCIAS DEL ISLAM

¿El Islam tiene dogmas?

No, el Islam no tiene dogmas en el sentido de creencias que deben adoptarse ciegamente, más allá del razonamiento y la deducción lógica. No hay dogmas de fe en el Islam. Las creencias no pueden ser seguidas por imitación, por costumbre o porque son mandatos religiosos. El musulmán debe alcanzar la comprensión de las creencias con su mente, a través de su razonamiento. No puede adoptarlas por el hecho de que sus padres son musulmanes ni porque el Corán lo dice y nada más, sino que tiene que alcanzar la creencia y la fe más allá de toda duda e incertidumbre, las cuales surgen naturalmente en cualquier persona que razone, piense y medite en los asuntos de la vida. Es decir que las creencias deben ser confirmadas por el intelecto.

¿Cuáles son las creencias fundamentales del Islam?

Existen tres principios de fe que definen al musulmán en forma general y básica: el Monoteísmo o la creencia en un Dios Único, la Profecía o la creencia en los Profetas y Libros revelados, sean los conocidos anteriores al Islam, y en especial en Muhammad (BP) como Mensajero de Dios y el Corán como el Libro de Dios, y la Resurrección en el Día del Juicio Final donde se juzgarán las acciones de cada ser humano y se retribuirá el bien con el bien en el Paraíso, y el mal con el mal en el Infierno. Si acepta los tres principios y cree en ellos libremente y sin compulsión, “de buena fe”, entonces puede ser musulmán si acepta poner en práctica el Islam para su vida. Si rechaza alguno de estos Principios, queda fuera del Islam aunque pretenda ser de los musulmanes.

Aparte de estos tres principios de fe, existen otros dos que son la Justicia Divina, que particulariza el Atributo de Justicia sobre otros Atributos Divinos, y la creencia en el Imamato, que destaca la importancia del líder conductor o Imam, que individualizan al musulmán como shi’ita, en tanto que si cree en la Predestinación absoluta y no acepta el Imamato, será un musulmán sunnita, siendo éstas las dos corrientes o Escuelas más importantes del Islam que han sobrevivido a lo largo del tiempo.

Si no son dogmas, ¿cómo se alcanza la fe en los Principios mencionaos?

Se debe alcanzar a través del razonamiento, la deducción, la lógica. Es el intelecto del ser humano quien debe alcanzar los Principios de fe por sí mismo. El Corán y las Tradiciones que reúnen las palabras y consejos del Profeta Muhammad (BP), así como las obras de los grandes sabios y maestros del Islam, le sirven al hombre de guía, orientando sus pensamientos hacia una reflexión positiva que le permita alcanzar la creencia. Pero el musulmán no es forzado a creer en algo que va contra la razón y la lógica ni a aceptar dogmas sin ningún cuestionamiento, lo que produce una fe ciega en algo que no resiste el menor análisis y es contrario a cualquier pensamiento razonable y moralmente válido. Por consiguiente, vemos que las definiciones de fe y creyente en el Islam son distintas a la concepción que la gente comúnmente tiene en occidente sobre estos asuntos.

¿Qué es la fe?

En el Islam, la fe no es la creencia ciega y dogmática en algo que no se puede comprobar ni siquiera razonar. En principio, para el musulmán fe esconocimiento, y el creyente es aquél que conoce la realidad, que tiene una visión más acabada y perfecta de la misma. En cambio, incrédulo es sinónimo de ignorante y ciego, pues desconoce la realidad y no puede percibirla (negándose a ello). Pues Dios es la mayor de las realidades, la más segura verdad de la cual hay pruebas delante de cualquier ser humano para que las pueda percibir con sus sentidos y analizar con su intelecto. Luego, aquél que ante la abrumadora cantidad de pruebas que confirman la existencia de Dios, se niega a aceptar la verdad y rechaza la realidad, no es otra cosa que un ignorante y ciego, por más que parezca ser inteligente y sano.

La fe y las obras.

Dijimos que “en principio” la fe es sinónimo de conocimiento. Pero en realidad, la fe es algo más que mero conocimiento: la fe también es acción. El creyente es aquél que pone en práctica lo que conoce y obra en concordancia a lo que cree. Por lo tanto, el creyente se define no sólo por sus creencias, sino también por sus acciones. Es el conocimiento puesto en práctica lo que establece al ser humano en el sendero del Bien, en el camino de la felicidad y la salvación. Una y otra vez, el Corán nos enseña que al Paraíso ingresan “los creyentes que practican el bien”. Así, la salvación no se obtiene sólo por la creencia (como alegan los cristianos), sino que el hombre debe reunir la fe con las acciones buenas que exhiban su fe.

El creyente.

Por lo expuesto es claro que el creyente lo es no sólo por lo que cree, sino por lo que obra o actúa. No basta con decir “creemos”, sino que es necesario demostrar la fe en las obras, realizándole bien en nuestras acciones. El Corán distingue al verdadero creyente de quien sólo dice serlo:

قالَتِ الأَْعْرابُ آمَنَّا قُلْ لَمْ تُؤْمِنُوا وَ لكِنْ قُولُوا أَسْلَمْنا وَ لَمَّا يَدْخُلِ الإِْيمانُ فِي قُلُوبِكُمْ وَ إِنْ تُطِيعُوا اللَّهَ وَ رَسُولَهُ لا يَلِتْكُمْ مِنْ أَعْمالِكُمْ شَيْئاً إِنَّ اللَّهَ غَفُورٌ رَحِيمٌ

“Los beduinos dicen: “¡Creyentes!” Diles: “Todavía no creéis. Decid más bien: “Nos hemos islamizado”, porque la fe aún no ha entrado en vuestros corazones”. (49:14)

Decir “cristiano” o “musulmán” sólo consiste en utilizar un título con el cual la gente se identifica la mayoría de las veces por costumbre o por seguir la tradición de los padres, pero que no define la verdadera fe de la persona, en tanto no actúe en concordancia con las enseñanzas originales del Cristianismo o el Islam. Son las obras las que definen lo que el hombre cree en la intimidad de su corazón, poniendo de manifiesto su verdadera fe.

¿Es posible obrar mal toda la vida para librarse de los pecados antes de morir?

Sin duda el arrepentimiento sincero libra al hombre de sus faltas. Dice el Corán:

وَ مَنْ يَعْمَلْ سُوءاً أَوْ يَظْلِمْ نَفْسَهُ ثُمَّ يَسْتَغْفِرِ اللَّهَ يَجِدِ اللَّهَ غَفُوراً رَحِيماً

“Quien obre mal o sea injusto consigo mismo, y luego pida el perdón de Dios, encontrará a Dios Indulgentísimo, Misericordioso”. (4:110)

Pero en el Islam no existe un rito de confesión como en el cristianismo, por el cual la persona confiesa sus pecados, se le establece una penitencia y queda libre de los mismos. La persona debe arrepentirse con sinceridad, pedir el perdón a Dios de todo corazón, comprometerse a no reincidir en su falta y reparar el mal que pudo ocasionar a otros, si corresponde. Si ha dañado a otras personas, no basta con pedir el perdón a Dios. Y si ha obrado mal toda su vida y al percibir la llegada de la muerte, tal persona busca la redención, dice el Corán:

" وَ لَيْسَتِ التَّوْبَةُ لِلَّذِينَ يَعْمَلُونَ السَّيِّئاتِ حَتَّى إِذا حَضَرَ أَحَدَهُمُ الْمَوْتُ قالَ إِنِّي تُبْتُ الآْنَ وَ لاَ الَّذِينَ يَمُوتُونَ وَ هُمْ كُفَّارٌ أُولئِكَ أَعْتَدْنا لَهُمْ عَذاباً أَلِيماً "

“No (se aceptará) el arrepentimiento a quienes cometan maldades hasta el momento de la muerte, diciendo: “Ahora me arrepiento”, ni tampoco a quienes mueran en la incredulidad. A estos les Hemos preparado un Castigo Doloroso”. (4:18)

Por lo tanto, el hombre debe alcanzar el arrepentimiento y la corrección de sus acciones antes de que llegue su hora. Este mundo es el plano de las acciones para el hombre y el plazo de su vida es lo suficientemente largo para alcanzar el bien y la salvación. Dice el Corán:

" أَ حَسِبَ النَّاسُ أَنْ يُتْرَكُوا أَنْ يَقُولُوا آمَنَّا وَ هُمْ لا يُفْتَنُونَ "

“¿Piensan acaso los hombres que se les dejará decir “creemos” sin ser probados?” (29:2)

En este plano de prueba, el hombre tiene las suficientes oportunidades y posibilidades para alcanzar la senda del bien y la verdad. No hay en el Islam un ritual de “extremaunción” que al momento de morir lo libre de lo que haya cometido en el mundo.

¿Y que sucede con el “pecado original”?

Los musulmanes no creemos ni aceptamos el “pecado original”. No creemos que cada ser humano nazca cargando la falta cometida por su ancestro primero, Adán (P). Si bien creemos en Adán (P) y en su historia, el Islam tiene al respecto una visión particular, diferente a la del Cristianismo, y no aceptamos que el error de Adán (P) se haya transmitido a toda la Humanidad, cargando a cada ser humano con un pecado desde su nacimiento. Para el Islam, cada ser humano nace en la pureza, en un estado libre de toda mancha o corrupción o pecado. Y cada alma es responsable sólo por lo que hace, sin cargar con lo que hayan hecho sus antepasados o sus contemporáneos. Dice el Corán:

" إِنَّ اللَّهَ لا يَظْلِمُ النَّاسَ شَيْئاً وَ لكِنَّ النَّاسَ أَنْفُسَهُمْ يَظْلِمُونَ "

“Dios no es injusto en absoluto con los hombre, sino que son los hombres los injustos consigo mismos” (10:44)

Para el Islam, todo ser humano nace puro e inocente, en un estado llamado fitrah, su naturaleza primigenia, que es pura y buena. Luego al crecer, a través de su libertad de acción y voluntad elige una de las posibilidades que tiene delante suyo: hace el bien o hace el mal. Así va juntando méritos o faltas, y el día del Juicio será juzgado por estos, recibiendo su remuneración: el premio del Paraíso o el castigo del Infierno.

Profundas diferencias de conceptos con el Cristianismo.

Como podemos advertir, el Islam posee profundas diferencias de conceptos con respecto al Cristianismo, la religión más conocida en Occidente. Por ejemplo, este mundo, en la visión islámica, es un lugar de prueba. No es un lugar de castigo del hombre por la falta de su padre Adán (P), ni es un sitio de residencia permanente, más allá del cual no hay nada. Es un lugar de paso donde es sometido a una prueba por parte de Dios. Y como es un lugar de paso, tarde o temprano las criaturas tienen que abandonar este mundo para ir a la Morada Permanente. Por lo tanto, la muerte es una necesidad, es una puerta de paso hacia otro estado y no un castigo.

Las condiciones del mundo son las óptimas para que cada ser humano supere con éxito su prueba y alcance el éxito en la Morada Permanente: el Paraíso. Cada ser humano nace en el sitio y la época que son las más propicias para que supere su prueba y logre un buen resultado final. Como las condiciones de cada individuo son diferentes a las de los demás, existe entonces una gran diversidad de estados, cada uno con su grado de responsabilidad y todos con las mismas oportunidades ante Dios.

Todos los seres humanos tienen la misma posibilidad de superar la prueba y obtener la Gracia de la Recompensa Divina en el otro mundo. Dios es Sabio, Justo, Generosísimo y Misericordiosísimo. Otorga a cada individuo una posibilidad igual a la de otros y toma en cuenta todas las consideraciones.

Vemos que estas y otras grandes diferencias marcan una distancia con el cristianismo, por lo cual cuando el occidental desea conocer el Islam, debe olvidarse de todo lo que sabe del cristianismo, o bien preguntar cuál es la versión islámica sobre los distintos temas.

Extraído de: Explicando el Islam
Fundación Imam ‘Ali (P)

Buscar
Búsqueda Avanzada WebSearch
banderas
Bienvenido a la página web del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán

icro

Agencia de noticias AhlulBayt

hispantv

Agencias de Noticias Coranicas de IRAN

web islam

ISLAMORIENTE

(Sociedad Española de Iranología (SEI

LENGUA PERSA

casa asia
votación
Inhabilitación de Voto
Usuarios de Estadística
Visitantes de Pagina: 1705
Visitantes del Día : 80
Visitantes de Pagina : 386653
Visitantes en Línea : 4
Página cargada : 1.5469

inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Preguntas frecuentes|Contáctenos|Enlaces|Mapa del sitio