Tuesday, October 24, 2017 Noticias|فارسي

 
inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Contáctenos
>
Titulo
iran
Españoles en Iran
Inscribirse
Nombre de Usuario :   
Contraseña :   
[Inscribirse]
Suscribirse al Boletín
Nombre :   
Correo Electrónico :   

En el nombre del Señor creador de la vida

Sapiente de la dicción que en la lengua creó

 AMIR POURPEZESHK

La civilización, la cultura y la literatura de Persia es cual sol refulgente que calienta todo el mundo con sus cálidos rayos desde oriente.

 

Este enorme y majestuoso edificio ha sido erigido merced a un sinnúmero de sabios, literatos, filósofos y artífices del mundo del arte que durante siglos continuados han estado ofreciendo al mundo un glorioso legado de civilización y cultura. En este sentido, el elevado palacio de la literatura clásica persa se alza sobre todo gracias a cuatro egregias personalidades que son los cuatro pilares principales que lo sostienen: Ferdousí, Rumí, Hâfez y Sa’dí.

 

Cada uno de ellos abrió un nuevo capítulo en la literatura y en el escenario cultural de Oriente, y, a la vez que originaron un cambio fundamental en la lengua y literatura persa nos dejaron importantes obras que han pasado a formar parte del acervo de la literatura mundial. Fueron ellos cimas cuyos pináculos miraban al cielo de las Letras y el Saber, y son sus obras como fuentes de las que brotaban sabiduría, filosofía, épica, gnosis, amor y humanidad. Su legado continúa refrescando el alma y el espíritu después de siglos y es como un vergel imperecedero en el que Sa’dí ocupa una posición especial. No son pocos los entendidos que opinan que la lengua persa hablada en nuestros días es deudora del Golestân y el Bustân, de Sa’dí y que los persahablantes de hoy hablan en realidad en la lengua del bardo de Shiraz.

 

Es Sa’dí un ejemplo humano al que se le puede tomar como modelo. Indagador, buscador de la perfección, responsable ante la sociedad y solidario con el sufrimiento ajeno.

 

La suya es una búsqueda muy larga que sondea tanto los horizontes del mundo como los del alma. Durante sus 25 años de periplos que le llevaron desde Persia hasta el norte de África, viajó en las más duras condiciones.

 

Mucho he viajado por mundos lejanos

Por un tiempo mezcléme con toda persona

Hallé el solaz en todo rincón

Y prendí un racimo de todo montón

 

Sa’dí está sediento de más conocimiento y verdad y durante sus largos viajes habla, discute y piensa. Observa sabia e inteligentemente los ambientes sociales y las relaciones e interacciones humanas para más tarde llevarse todo eso como un souvenir sorprendente e increíble, con el que crea una Rosaleda que por siempre se mantiene florecida, o, como él dice:

 

¿De qué te valen estas flores en la canasta

si un solo pétalo de mi rosedal te basta?

Esas flores más de seis días no perduran,

mas mi rosedal siempre tendrá su frescura.

 

Entre las cualidades de la personalidad especiales de Sa’dí hay tres que a mi parecer resaltan más. La primera es su elevado espíritu y el amor puro y limpio que siente hacia sus semejantes. Los versos que cito a continuación son en realidad el Poema por antonomasia y quizá el más auténtico de la temática sobre la Humanidad y el Humanismo:

 

Los hijos de Adán son

miembros de un organismo

que de un elemento mismo

se hicieron en la creación.

Y si uno ellos de un mal padece

los otros no estarán serenos.

Si no te duele el dolor ajeno

que te llamen persona no mereces

 

¿A qué se debe este amor? Se debe a que él considera que el origen primordial del amor se halla en lo celestial y en lo eterno.

 

En el mundo me hallo alborozado

Por estar el mundo alborozado por Él

del mundo estoy enamorado

porque todo el mundo es de Él

 

Este elevado espíritu posee todos los atributos y cualidades humanas las cuales él considera que son las puertas que se abren a la educación y en cuyo seno se ubican la inteligencia, la razón y la humildad, las cuales son las cualidades verdaderas que posee todo sabio de verdad:

 

No me jacto del bagaje de mi saber

Cual mendigo pongo mano delante

Oí que el día de la Resurrección

El Benevolente perdonará a los malos por los buenos

Y tú si algún defecto ves en mi dicción

Ten el mismo carácter que el Creador del Mundo

 

El capítulo que en el Bustân le dedica a la humildad es el punto álgido de los valores humanos más auténticos. Al final de la obra, nuestro vate le dirige estas palabras a Dios:

 

Nadie se ha visto con expediente más negro que el mío

Que no es ninguno de mis actos aprobado

Nada más sé que confío en tu auxilio

Y que tengo mi esperanza puesta en tu perdón

 

Su segunda cualidad importante, que radica en el amor al que me referí, es su sentido de la responsabilidad ante la sociedad y la gente, y esa responsabilidad no es otra que la que tienen los verdaderos librepensadores e intelectuales ante su sociedad.

 

Para el desempeño de este papel, Sa’dí considera que debe portar su mensaje y sus ideas para la reforma de la sociedad apoyándose en bases culturales y nacionales, pero no imitando ciegamente ni tomando de lo ajeno:

 

A mis andrajos ponerle remiendo

es mejor que estar ropa pidiendo.

 

Se recomienda que dicha responsabilidad debe ser tomada apoyándose en lo genuinamente étnico y defendiendo los derechos del pueblo ante el poder político, un poder que Sa’dí considera que tiene como deber primordial hacer valer la justicia y velar por los derechos del pueblo. Tiene por un sueño un país próspero cuando sus gobernantes son unos tiranos, tesis ésta hoy que se extrapola al mundo de hoy cuando el mando lo sustenta el sistema imperialista.

 

El Bustân es en realidad un manifiesto ético en el que se describe las condiciones óptimas de una sociedad segura y próspera. Unas condiciones óptimas políticas, comerciales, de seguridad, para viajar, de bienestar, de atención a lo social, etc., todo ello expresado en el marco de consejos y apólogos. Él va más allá y considera deber y obligación de los gobernantes el hacer valer los derechos de un comerciante que ha muerto en tierra extraña, o sea, en sus territorios, y considera, por tanto, que el hacerle llegar su herencia y sus bienes a sus herederos es de obligado cumplimiento.

 

La tercera de sus cualidades a destacar, la que Sa’dí posee como escritor, está su sencillez, ausencia de ampulosidad, honestidad, belleza y concisión tanto en su prosa como en su verso, de tal guisa que él fue consciente del legado que dejaba, ya que dijo:

 

La tumba de Sa’dí de Shiraz desprende el aroma del amor

Si vas y la hueles pasados mil años

 

Buscar
Búsqueda Avanzada WebSearch
banderas
Bienvenido a la página web del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán

icro

Agencia de noticias AhlulBayt

hispantv

Agencias de Noticias Coranicas de IRAN

web islam

ISLAMORIENTE

(Sociedad Española de Iranología (SEI

LENGUA PERSA

casa asia
votación
Inhabilitación de Voto
Usuarios de Estadística
Visitantes de Pagina: 1385
Visitantes del Día : 25
Visitantes de Pagina : 386598
Visitantes en Línea : 4
Página cargada : 2.4219

inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Preguntas frecuentes|Contáctenos|Enlaces|Mapa del sitio