Friday, August 18, 2017 Noticias|فارسي

 
inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Contáctenos
>
Titulo
iran
Españoles en Iran
Inscribirse
Nombre de Usuario :   
Contraseña :   
[Inscribirse]
Suscribirse al Boletín
Nombre :   
Correo Electrónico :   
 
ENCUENTRO DE LAS CULTURAS IRANIA Y GRIEGA, EN TIEMPOS DE LA DINASTÍA AQUEMÉNIDA Y DE ALEJANDRO MAGNO.
J. Mª Blázquez
Universidad Complutense de Madrid
 
La cultura irania de la dinastía de los aqueménidas fue una de las más avanzadas y refinadas en todos los campos –el militar, el artístico, el administrativo y el religioso en la antigüedad. Ya en la época de Darío I (521-480 a.C.) abarcaba el imperio una gran extensión, desde el Indo al Danubio, coincidiendo en gran parte con el territorio conquistado por Alejando Magno. Estas dos culturas, la irania y la griega, ya se habían encontrado desde las Guerras Médicas, a partir del año 490 a.C. Luego, los aqueménidas habían participado frecuentemente en asuntos interiores de Grecia, sin llegar a un profundo encuentro de civilizaciones, el cual se dio sólo a partir del año 336 a.C. cuando la Liga de Corinto –igual que había hecho antes con su padre Filipo, en 337 a.C.- nombró a Alejandro Magno general con plenos poderes para dirigir la guerra contra el Imperio de los aqueménidas. La razón que se adujo para iniciar esta guerra fue vengar la destrucción de los templos y de las imágenes de los dioses griegos que el ejército persa, a las órdenes de Jerjes en la Segunda Guerra Médica, en el año 480 a.C., cuando el antiguo Partenón que mandaron construir los Pisistrátidas fue arrasado.

El encuentro de las dos civilizaciones, la persa y la griega, será examinado en los siguientes aspectos:
I. Mercenarios griegos al servicio de Darío III.
II. Soldados persas en el ejército de Alejandro Magno.
III. Pervivencia de la administración persa en el Imperio de Alejandro Magno. Coronación.
IV. Costumbres persas aceptadas por Alejandro Magno. Vestido. Banquetes.
V. Matrimonios entre griegos y persas.
VI. Introducción de la proskynesis y de los cultos de Apis, Ammón y Marduk. Culto al panteón iranio. Incendio de Persépolis.
VII. Trato exquisito de Alejandro Magno a la familia de Darío III; y de la nobleza persa a Alejandro.
VIII. Fundación de colonias.

I. MERCENARIOS GRIEGOS AL SERVICIO DE DARÍO III
Para el estudio del presente trabajo, de los autores antiguos –Diodoro, Quinto Curcio, Plutarco, Arriano y Justino- que escribieron las hazañas de Alejandro Magno en sus relaciones con el imperio Persa, se utilizan fundamentalmente dos, Arfiano y Curcio. El primero de ellos nació entre los años 80-95 en Nicomedia de Bitinia; fue cónsul suffectus entre los años 120 y 130, y legatus Augustipro praetore en Capadocia entre los años 131 y 137. Entre los años 160 y 165 escribió su célebre obra Anábasis de Alejandro Magno. Utilizó como fuente de primera mano las obra de Ptolomeo y de Aristóbulo, quienes habían conocido directamente a Alejandro Magno. Ambos habían participado en la guerra. El segundo de los historiadores principales que tendremos en cuenta aquí es Quinto Curcio, autor de una Historia de Alejandro Magno, posiblemente publicada en el época de los emperadores Julio-Claudios, es decir, el siglo I. Quinto Curcio (9,5,21) utiliza las obras de Ptolomeo y de Clitarco, también testigo de los sucesos que narra, prestando atención a los escritos de Calístenes, que redactó unas Historiae relativas a las hazañas de Alejandro Magno. En el año 55 a.C. estuvo en Roma. En menor medida también utilizados el testimonio de otros historiadores antiguos, como Diodoro, contemporáneo de Augusto, y Justiniano, que escribió su obra hacia el año 300, extractando las historias de Trogo Pompeyo, que vivió en tiempos de Augusto.

El encuentro intercultural entre Persia y Grecia tuvo, en gran medida, un carácter militar, por eso es fundamental el alistamiento de soldados griegos en el ejército de Darío III, y en sentido contrario de persas en el ejército de Alejandro Magno.

La presencia de mercenarios griegos en Persia había tenido un precedente años antes, cuando 10.000 de ellos, griegos, intentaron colocar en el trono de Persia a Ciro (Arr. Anab., 1,12,3) si bien fracasaron en su intento, siendo conducidos después de la batalla de Cunaxa (año 400 a.C.) fuera del Imperio Aqueménida por el general e historiador griego Jenofonte, el cual escribió un excelente relato de estos acontecimientos que lleva por título Anábasis. Ciro, hijo de Darío, se puso al frente de mercenarios griegos para luchar contra Artajerjes.

Darío III contó con un militar griego excepcional en los primeros momentos de la lucha, Menmón, natural de Rodas. La técnica de Menmón consistía en no oponerse al ejército de Alejandro, al cual consideraba superior, sino que prefirió arrasar al territorio. Menmón, nacido en torno al año 380 a.C. estuvo junto a su hermano Mentón al servicio de Artabazo, nieto de Artajedes III y sátrapa de Frigia. Artábazo se había casado con una hermana suya. Menmón se refugió después de la fracasada revuelta contra Artajerjes III hacia el 359-358 a.C., junto a Artábazo, en Pella, capital de Macedonia, donde les acogió Filipo II (Diod. 16,52,3; Curcio, 5,9,1). Menmón sirvió siempre al Gran Rey, y se relacionó con el influyente Bagoa (Diod. 16, 47-50). Darío III tuvo a Menmón en alta estima y se sirvió de él en operaciones militares de gran importancia. Le encomendó, en 336 a.C., que se opusiera al desembarco del ejército macedón al mando de los generales Attalo y Parmenión. Se apoderó de Lámpsaco, atacó Cízico, y obligó a Parmenión a levantar el cerco de Pitane (Diod. 7,2, 8-10); Polien. 5,44, 4-5). A raíz de la batalla de Gránico (334 a.C.), Menmón propugnaba, en la reunión de jefes persas que tuvo lugar en Zalea, un táctica ya experimentada un siglo antes (Hdt. 4,122,1). Pensaba llevar la guerra a Macedonia. Esta táctica militar fue luego bien valorada por aquellos que en principio se habían opuesto a la misma (Curcio, 3,4,3). Darío III (Arr. Anab., 1,20,3) había nombrado a Menmón comandante supremo de Asia Inferior, y de toda la flota. El general rodio envió al Gran Rey a su esposa e hijos. A la muerte de Menmón, Darío tomó directamente el mando de las operaciones militares. Menmón recibió grandes honores por parte de Darío III (Arr. Anab., 1,12,9).

En el primer gran encuentro entre los dos ejércitos, el persa y el griego, combatían en el ejército de Darío III casi 20.000 mercenarios extranjeros, es decir, griegos (Arr. Anab., 1,14,4). En la batalla del Gránico, el mismo Alejandro peleó contra mercenarios griegos, por ser, indudablemente, la fuerza más importante en el ejército persa (Arr. Anab., 1,16,1) ya que resistieron valientemente. El rey macedón les atacó con la caballería por todas partes aniquilándolos. No pudo huir ninguno; cayeron 2.000 prisioneros.

En Caria, la ciudad de Halicarnaso, estaba defendida por un gran número de persas y de mercenarios griegos (Arr. Anab., 1,20,2). Menmón, nombrado comandante del Asia Inferior por Darío II, había preparado el ataque por los lados más débiles Era frecuente que las fortalezas estuvieran defendidas por mercenarios griegos, como los 100 que, a las órdenes del sátrapa de Frigia, defendían Celenes, en el camino hacia Gordion (Arr. Anab. 1,29,1). Durante este camino se presentó ante Alejandro Magno una embajada de Atenas, rogándole que le fueran devueltos los prisioneros atenienses que habían sido capturados en la batalla del Gránico, y que habían luchado junto a los persas, y que se encontraban detenidos en Macedonia, y otros 200 hombres más (Arr. Anab., 1,29,5). Alejandro rehusó, de momento, dejarles libres. En el año 331 a.C., llegó mientras tenía lugar el asedio de la ciudad de Tiro, una segunda embajada ateniense, y Alejandro mandó liberar a los prisioneros griegos del Gránico (Arr. Anab., 3,6,2). Esta noticia es muy significativa respecto a la política seguida por el rey con los mercenarios griegos (atenienses concretamente) que sirvieron en los ejércitos persas. Poco después murió Menmón. Su desaparición, como puntualiza Arriano (Anab., 2,3,3) perjudicó gravemente la causa de Darío III. Los persas Farnabazo y Autofrádates, a quienes Menmón al morir encargó que continuaran la lucha, se apoderaron de Mitilene, y nombraron comandante de la ciudad de Licómedes, natural de Rodas, y a Diógenes, soberano de la ciudad. Es un dato verdaderamente significativo en el sentido de que los persas nombraban a altos cargos militares y civiles eligiéndolos de entre los griegos que se habían pasado a su causa. El contacto entre griegos y persas era continuo. Arriano puntualiza algo más a cerca de las operaciones militares llevadas a cabo tras la conquista de Mitilene. Farnabazo navegó hasta Licia con los mercenarios griegos, y Autofrátades hacia otras islas. Por este tiempo, Darío III ordenó a Timondas, hijo de Méntor, hermano a su vez de Menmón, que reuniera a los mercenarios griegos de Farnabazo, y que los condujera ante él, sin duda por tener una gran estima de su actuación, y para que Farnabazo se pusiera al frente de las tropas de Menmón, las cuales debían ser, al menos en su mayoría, mercenarios griegos, muy apreciados por Darío III (Arr. Anab., 2,5,2).

En la segunda gran batalla que tuvo lugar en 333 a.C. entre los ejércitos de Persia y de Macedonia, fue la de Iso, donde también participaron mercenarios griegos en ejército de Darío III (Arr. Anab., 2,7,4). Según el historiador Quinto Curcio (3,8,1) Darío III había depositado todas sus esperanzas de victoria en la acción de los mercenarios griegos que Timondas había recibido de Farnabazo. En la batalla de Iso, Timondas mandaba 30.000 mercenarios griegos (Curcio, 3,9, 1-2), que era la tropa fundamental del ejército persa. En el ala izquierda se situaba Aristomedes de Tesalia con otros 20.000 mercenarios.

Arriano (Anab., 2, 13 2), con ocasión de la huida de Darío III tras la derrota de Iso, menciona una serie de jefes militares griegos que se pasaron al bando persas: Amintas, hijo de Antíoco; Timondas, hijo de Méntor, Aristomedes de Fera y Bianor de Acarnania, todos ellos desertores, como puntualiza el historiador, y alistados en el ejército de Darío III. Este dato es muy importante, puede indicar que personajes de la aristocracia griega simpatizaron con la causa persa y se enfrentaron a sus c compatriotas griegos.

En Iso (Curcio, 3,13,60) fueron capturados por Alejando Magno buen número de espartanos y de atenienses que se habían unido al ejército de Darío III; Aristogitón, Dropite e Ificrates, todos ellos aristócratas atenienses; y entre los espartanos, igualmente nobles, Pausippo y Onomastóride, con Mónimo y Callicaatide. En Origne esperaban a Darío en su huida 4.000 mercenarios griegos (Curcio, 4,1,3).

En la tercera gran batalla, en la que se enfrentaron los ejércitos mandados por Darío III y por Alejandro Mago, que tuvo lugar en Gaugamela, los mercenarios griegos, colocados a uno y otro lado de Darío III y de los persas, se encontraba al frente de la falange de Alejandro Magno, por ser la única fuerza, según se creía, capaz de contrarrestar a ésta (Arr. Anab., 3,11,7). Esta afirmación de Arriano indica la altísima estima que tenía el rey persa hacia los mercenarios griegos por su excelente preparación. Después de la batalla, en la huida de Darío III hacia Media, se sumaron, como tropas de total confianza, 2.000 mercenarios griegos a las órdenes de Patrón de Focea y de Glauro de Etolia. En el ejército persa no sólo servían mercenarios griegos, también había frecuentemente comandantes griegos que traicionaron la causa griega (Arr. Anab. 3,16,2). Persia contaba con gran número de simpatizantes en Grecia, no sólo entre los soldados sueldo, sino también entre la aristocracia de Atenas, de Esparta y de otras muchas ciudades.

Estos mercenarios griegos fueron fieles a Darío III hasta su muerte (Arr. Anab., 3,21,4). Sin embargo, los mercenarios griegos huyeron a los montes, y fueron perseguidos por Alejandro Magno (Arr. Anab., 3,23,1). Cuando Darío III huía por tierra de Media, disponía de un contingente de 4.000 mercenarios griegos de absoluta fidelidad. Después de la escaramuza de Alejandro Magno en el territorio de los mardos, se encontró con que los mercenarios griegos ya habían vuelto en compañía de los embajadores lacedemonios que componían el contingente enviado a Darío III. Esparta también favoreció la causa del rey persa, al que le mandó tropas de mercenarios (Ar. Anab. 3,24,3). Con este motivo, Arriano da los nombre de los embajadores: Calistrátides, Pausipo, Mónimo, Onomas, y uno de Atenas llamado Dropites. Los primeros debían ser de Esparta. Antes de la campaña contra los mardos, que habitaban al sur del Mar Caspio (Str. 11,8,8; 13,3; Curcio, 4,5,11; Diod. 17,46,3) se entregaron a Alejandro Magno 1.500 mercenarios griegos.

II. SOLDADOS PERSAS EN EL EJÉRCITO DE ALEJANDRO MAGNO.
En el ejército griego también se alistaron soldados iranios, aunque los historiadores los mencionan al final de la guerra. En el año 327 a.C. se presentaron a Alejandro Magno los sátrapas de las ciudades recién fundadas, que traían 30.000 jóvenes de la misma edad aproximadamente, llamados Epígonos, armados al modo macedonio y entrenados para la guerra como los soldados macedonios (Arr. Anab. 8,6, 1-2; 7,8,2). Alejandro pretendió que este contingente de soldados iranios aprendieran la lengua y la táctica militar de los griegos. Se ha pensado también que pudieran ser rehenes. La llegada de estos jóvenes soldados persas contrarío a las tropas macedonias, pues su legada la interpretaron como que el rey pretendía suplantarles poco a poco (Diod. 17,108; Curcio, 8,5,1); Plut. Alex. 47,6). Les dolía (Arr. Anab. 7,6, 3-4) que los jinetes de Bactriana, de Sogdiana, de Aracosia, los zarangios, los arios, los partos y los persas pasaran a formar parte de la caballería, que era el cuerpo de elite del ejército de Alejandro. Se había creado, pues, una quinta columna de jinetes que no estaba formada únicamente por bárbaros aunque sí había un buen número de ellos.

También había en el ejército griego algunos persas de alta cuna, como Cofén, hijo de Artábazo, Hidarnes y Artiboles, hijos de Maceo; Sisines y Fradásmenes, hijos de Fratafernes, sátrapa de Partia e Hircania, e Histanes, hijo de Oxiartes y hermano de Roxana, que era la esposa de Alejandro Magno. También se sumaron Antobares y su hermano Mitrobeo. Como jefe de todos fue nombrado Histaspes de Bactriana. Se les equipó con espadas macedonias, en lugar de jabalinas persas.

El encuentro de las civilizaciones irania y griega, que fue de tipo militar durante la vida de Alejandro Magno hasta su muerte, acaecida en 323 a.C., se caracterizó por un gran trasiego de mercenarios griegos hacia el ejército de Darío III y, al final de la guerra, la entrada de persas en el ejército de Alejandro. Lo más significativo, consistió en que gentes procedentes de la alta sociedad de ambos pueblos servían en el ejército contrario, en gran número. Había, pues, un intercambio del elemento humano en ambos sentidos.

El servicio de los mercenarios griegos en el ejército de Darío III, y de iranios en el de Alejandro, es una de las formas más rápidas de asimilar la cultura, pues los soldados aprendían enseguida la lengua y la táctica militar, se enteraban de las costumbres y vestían a la moda del país. Muchos de ellos se casaban con mujeres nativas.

Gran número de mercenarios se quedaron a vivir definitivamente en las colinas fundadas por Alejandro Magno. Este fenómeno y su importancia cultural está muy bien señalado en el Imperio romano. Las tropas mercenarias fueron un importante vehículo de aculturación y de encuentro entre las civilizaciones. Los soldados macedonios de Alejandro interpretaban este fenómeno en el sentido de que su general se dejaba influir por lo oriental, lo cual era verdad, pues a Alejandro le agradaban las costumbres y la moda persa, como sucedió también el caso de Peucesta, sátrapa de Persia, que adoptó igualmente la moda del país, la lengua persa y los hábitos de los bárbaros, que no los hubiera adoptado si no hubiera sabido que este proceder agradaba a Alejandro Magno. Éste, en la etapa de su actuación, se dejó influir cada vez más por los soldados persas que integró en su ejército. Arriano (Arr. Anab., 7,11,3) señala en qué consistía este influjo;: poner el mando del ejército en manos de los pesas; pasar a formar parte el ejército persa de las compañías del ejército macedón; recibir un cuerpo de ejército persa el nombre del monarca macedón; llamar “escudos de plata” a un batallón persa; y nombrar también una “caballería de los compañeros”; y crear un nuevo batallón real compuesto de persas. No se puede negar que todo esto indica un fuerte influjo persa en el ánimo del rey en lo militar.

Al regreso de Alejandro Magno a Babilonia, se encontró con que Peucestas había vuelto a Persia, de donde había traído un ejército de 20.000 persas, además de soldados de otros pueblos muy belicosos (Arr. Anab. 7,23,1).

Alejandro Magno reorganizó su ejército. A cada columna, los tres puestos principales le fueron asignados a tres macedonios; un cuarto mandaba la retaguardia; los doce hombres restantes eran persas (Arr. Anab., 7,23,34). Tres macedonios recibían pagas extraordinarias. Los macedonios iban equipados con su armamento tradicional y los persas eran excelentes arqueros y lanzadores de jabalina. Alejandro Magno, con esta reestructuración de mando, entremezcló a hombres de los dos ejércitos. Este influjo persa, querido y buscado por Alejandro Magno, responde a otros varios influjos en otros aspectos de la vida, a los que nos referiremos luego.

III. PERVIVENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN PERSA EN EL IMPERIO DE ALEJANDO MAGNO. CORONACIÓN.
La administración persa estaba muy perfeccionada. Alejandro Magno la mantuvo, lo cual fue un signo de gran inteligencia. Otro signo en el mismo sentido fue conservar al frente de las satrapías, unas veces a persas y otras veces a griegos. El mantenimiento de la administración persa cabría interpretarlo también como una prueba de que quería conservar el Imperio Persa tal como lo heredaba de los aqueménidas. Tampoco elevó los tributos, lo cual es prueba evidente de que quería mantener íntegra la administración, sin hacer cambios impopulares.

Después de la batalla de Gránico, cuando pasó a Sardes y a Éfeso, nombró Alejando sátrapa, para la región en la que gobernaba Arsites, a Calas, ordenando a sus súbditos que entregaran los mismos tributos que venían pagando a Darío III En este caso cambió el sátrapa (Arr. Anab., 1,17,1). Mandó igualmente que se entregara al Artemision de Éfeso los mismo impuestos que antes pagaban los persas (Arr. Anab., 1,10,10). Las ciudades de Jonia sometidas aportaron los mismos tributos que antes pagaban a los persas (Arr. Anab., 1,18,2). Lo que sí dispuso Alejando Magno fue la abolición de los gobiernos oligárquicos apoyados por los persas para restablecer los principios democráticos y sus propias leyes. A los habitantes de Solos les permitió gobernar según su régimen democrático (Arr. Anab., 2,2, 5-8).

Alejandro Magno era partidario del sistema democrático, al contrario de los persas que apoyaban las oligarquías. En algunas ocasiones prolongó los sistemas tributarios que las ciudades mantenían con Darío III, como la ciudad de Malo, por ser una colina de Argos, ya que él mismo se consideraba descendiente de los Heráclidas de Argos (Arr. Anab., 2,5,9). Después de la batalla de Iso (333 a.C.) Alejandro Magno nombró sátrapa de Siria Interior a Menón, hijo de Cerdimnas( Arr. Anab., 2,13,7).

Tras la batalla de Gaugamela, que tuvo lugar en el año 331 a.C., nombró Alejandro Magno a Maceo, sátrapa de Babilonia; a Apolodoro, oriundo de Anfipolis, general de las tropas de Maceo, y como encargado de la recaudación de tributos nombró a Asclepiodoro (Arr. Anab., 3,16,4). Nombró también sátrapa de la región sur al persa Abulites, y a Mázaro comandante de la guardia de la ciudad (Arr. Anab., 3,17,9), personaje que en la obra de Quinto Curcio (5,2,16) es sustituido por Jenófilo. Como gobernador de las costas de Siria fue designado Menes. Los nombres de los personajes no coinciden en las obras de Quinto Curcio (5,1,43) y Diodoro (17,64,5). Muerto Darío III Alejandro Magno volvió a asignar la satrapía a Autofrádates, sátrapa de los tapurios, y retuvo consigo a Artábazo y a sus hijos, situándolos en puestos de prestigio y de gran influencia, pues pertenecían a la nobleza persa que había permanecido fiel al rey Darío III (Arr. Anab., 3,23,7). Esta política de incorporar a los nobles persas a los altos puestos de la administración es indicativa de la gran perspicacia de Alejandro Magno como gobernante máximo. Sin duda había evaluado bien el efecto propagandístico que esta política iba a traer a su favor. Algunos sátrapas, sin embargo, traicionaron a Alejando Magno, como Satibarzanes, sátrapa de Asia, que tenía la intención de pasarse con sus fuerzas a Beso y atacar el ejército macedón. Huyó tras ser perseguido por Alejandro Magno. Como sátrapa de Asia nombró a Arsaces (Arr. Anab., 3,25, 5-8), lo que confirma su hábil proceder político de poner al frente de las satrapías a nobles persas, para congraciarse con la aristocracia y atraerse las simpatías de todos los persas en general.

Durante el invierno 329/328 a.C., encontrándose Alejandro Magno en Zariaspa se le presentaron Fratafemes, sátrapa de Parda, y Estasanor, personajes importantes a quienes interesaba estar en buenas relaciones con Alejandro Magno (Arr. Anab., 4,7,1). Éste relevó de la satrapía de Bactria a Artábazo, el cual había presentado la dimisión por razones de edad, y puso en su lugar a Amintas, hijo de Nicolao. Sustituyó en este caso a un persa por un griego (Arr. Anab., 4,17,3; Curcio, 8,1,19 y 2,14). Poco después al encuentro de Alejandro salieron Fratagernes, sátrapa de Partia y Estasanor, sátrapa de Asia, una vez cumplidas las órdenes recibidas. Envió a Fratagernes con el encargo de que trajera a su presencia al sátrapa Autofrádates, pues antes del había llamado varias veces sin éxito. Designó a Estasanor sátrapa de Drangiana y envió a Atrópates como sátrapa a Media, por creer que Oxidrates no le era enteramente fiel. En general, los sátrapas nombrados por Alejandro Magno, tanto los de origen persa como los griegos, le fueron leales, pero no faltaron excepciones. Estos nombramientos tuvieron lugar entes de la primavera del año 327 a. C.(Arr. Anab., 4,18,3). Poco después de la fundación de Alejandría en Parapamisada, relevó de su cargo al gobernador de esta ciudad por no cumplir satisfactoriamente sus obligaciones. Alejandro Magno era muy escrupuloso con el cumplimiento del deber por parte de los sátrapas y de los gobernadores, que podían ser depuestos sin compasión por las faltas y abusos derivados de sus cargos. A Tiriespes - un persa a juzgar por su nombre- le nombró sátrapa de la región de Parapamisada y del territorio que se entiende hasta el río Kabul (Arr. Anab., 4,22, 3-6). Muchos sátrapas eran de origen persa, lo cual como ya se ha apuntado era un gran acierto político, al tiempo que se ganaba las simpatías de los familiares y a los aristócratas persas ansiosos de alcanzar algún puesto de prestigio. La satrapía que comprendía el territorio mediante entre los ríos Acesines e Indo estaba encomendado a Filipo (Arr. Anab., 6,14,3; 15,2). A su suegro Oxiartes de Bactria, le sumó la satrapía de Parapamisada, que en ese momento estaba regentada por Tirispaes, que fue alejado de su cargo por su mala gestión (Arr. Anab., 6,15,3). En este aspecto Alejandro Magno era inflexible. Esta conducta es uno de los aspectos más positivos de su actuación. Así, destituyó al sátrapa persa Apolófanes alegando negligencia en el cumplimento de sus funciones, nombrando en su lugar a Toante, sátrapa de la región. Como éste muriera de enfermedad, se encargó de la satrapía Sibistio, sátrapa de Carmania. De la satrapía de Carmania se encargó el griego Tlepólelo (Arr. Anab., 6,27,1). Se ha interpretado la destitución de Apolófanes y la ejecución de Abulites y su hijo Oxatres, a la necesidad de buscar Alejandro Magno una salida airosa al descalabro sufrido por su ejército en este territorio (Plut. Alex., 68,7).

Los casos parecidos fueron varios. Alejandro Magno obraba en estas ocasiones con dureza. Así a Cleandro y Sitalces, los habitantes de la región, les acusaban de saquear el santuario y de profanar los antiguos cementerios, de haber cometido vejaciones, de actuar con arrogancia y desprecio de los súbitos. Alejandro Magno se informó de estas acusaciones graves y cuando obtuvo pruebas, ordenó ajusticiar a estos jefes para escarmiento de sátrapas, gobernadores y alcaldes. Arriano (Anab., 6,27, 4-5), puntualiza que esta política de mano dura en los gobernadores que habían cometido faltas graves con los súbitos, permitió a Alejandro Magno mantener tranquilos a los pueblos sometidos. Alejandro Magno nunca consistió que los súbitos fueran objeto de malos tratos por los gobernantes. Heracón, acusado por los ciudadanos de Susa ,también fue declarado culpable. Alejandro Magno nos sólo castigaba a los sátrapas, gobernadores y alcaldes, sino también a otras personas encargadas de cuidar los tumultos de los reyes persas. Alejandro Magno después de la conquista de Persia mostró deseos de visitar la tumba de Ciro (559-330), fundador del Imperio, que estaba totalmente saqueada, menos el sarcófago y el diván.

Aristóbulo fue encargado por Alejandro Magno de restaurar la tumba, depositar el cuerpo de Ciro en el sarcófago, taparlo, reparar las partes destruidas, siguiendo el modelo original y cerrar y sellar la puerta. Arrestó Alejandro Magno a los magos que custodiaban la tumba de Ciro (Hdt. 1, 120-132), los torturó para que delataran a los saqueadores, lo cual hicieron. La versión que recoge Quinto Curcio (10,1,22,38) es diferente. Según este autor, Alejandro Magno es el responsable de la muerte de Orxines, por agradar al eunuco, muy querido del rey Bagoa, que calumnió a Orxines, delante de Alejandro Magno por haber profanado la tumba de Ciro. En este episodio quedan bien patentes algunos aspectos de la política de Alejandro Magno, como su deseo de vincularse con uno de los grandes reyes de la monarquía persa, mediante la restauración de su tumba y su deseo de castigar a los culpables del saqueo. Todas ellas son medidas de tipo propagandístico para agradar al pueblo persa y a otros pueblos antes sometidos a los aqueménidas, los cuales debían tener la sensación de que no había habido grandes cambios, pues la administración era prácticamente la misma, estando dirigida casi siempre por los persas, de modo que todo seguía igual.

Alejandro Magno colocó al frente de la administración de Egipto a dos nativos, Dolvaspio y Petisis, y a otros que griegos al frente de la guarnición. Las aldeas eran gobernadas por egipcios, según normas establecidas desde antiguo (Arr. Anab., 3,5, 2-4).

Las fuentes no mencionan una coronación en Persépolis, Susa o Ecbatana, pero sin duda la hubo, pues en Menfis se coronó faraón. Esta coronación le convertía en heredero del trono de los aqueménidas.

IV. COSTUMBRE PERSAS ACEPTADAS POR ALEJANDRO MAGNO. VESTIDO. BANQUETES.
La aceptación de las costumbre persas se documenta primero en algunos sátrapas, como Peucestas, oriundo de Macedonia, sátrapa de Persia, hombre que era totalmente a Alejandro Magno. Tan pronto como se hizo cargo de la satrapía, adoptó la vestimenta de los medos, aprendió su lengua y adaptó las costumbres de los persas. Alejandro Magno le elogió por ello. Los persas se alegraron de que aceptara sus tradiciones en vez de imponer las griegas (Arr. Anab., 6,30, 2-3, 7,6,3). Los macedonios opinaban que Alejandro Magno se había dejado influir por todo lo oriental, abandonando las tradiciones macedonias (Arr. Anab., 7,6,4). Particularmente molestaba a los soldados de Macedonia la adopción de la vestimenta persa, que significaba el desprecio por todo lo macedonio (Arr. Anab., 7,8,2; Diod. 78,1; Plut. Alex, 45; Curcio 9,3,10,1; Just. 12,4,7). Según Quinto Curcio (6,6, 3-7) tomó del vestuario persa el uso de la diadema no el de la tiara ni de los calzones. Efippo de Olinto recuerda que el traje corriente de Alejandro Magno estaba formado por un manto, un birrete macedón y una diadema real. Los amigos y los jinetes eran de la elite del ejército, aunque no querían vestir de este modo, tampoco se atrevían a oponerse. Adoptó igualmente la costumbre persa de los reyes aqueménidas de besar a sus más nobles súbitos y permitió que le besaran sus parientes persas (Arr. Anab., 7,11, 1-6), o que no le estaba permitido a ningún otro.

Arriano (Anab., 7,29,4) interpretaba la adopción de la vestimenta persa por parte de Alejandro Magno como una añagaza cara a los persas, para que no resultara por completo extraño, lo que es probable. Quinto Curcio (6,6,6) recoge un dato importante al escribir que Alejandro Magno usaba tanto su anillo para sellar las cartas enviadas a Europa, como el de Darío II para las cartas enviadas a Asia.

Alejandro Magno se dejó corromper por las costumbres muy ligeras, si se comparan con las de Macedonia, de los habitantes de Babilonia. Quinto Curcio (5,16, 37-38) escribe sobre el particular:

“En toda Persia las diversiones durante los banquetes son la pasión de los monarcas y de los dignatarios de la corte. Los habitantes de Babilonia se entregan al vino y a todos los efectos de la borrachera. El comportamiento de las mujeres que participaban en los banquetes es, al comienzo, honesto; después de desvisten mancillando su pudor, quitándose los velos íntimos de su cuerpo. Esta conducta indecente no es sólo propia de las meretrices, sino de las madres y de los varones, que consideran la exposición y venta del cuerpo como un comportamiento mundano”.

La costumbre de entregarse al vino y a banquetear la recibió Alejandro Magno, pues de los monarcas persas y de los habitantes de Babilonia. Quinto Curcio (6,2,1) expresamente afirma que Alejandro Magno fue vencido por los vicios de los persas:

“.... Por los banquetes comenzados antes de tiempo; por la pasión insana y desmedida, por la bebida y por estar despierto hasta muy tarde, así como por la afición a los espectáculos y las concubinas. Alejandro cedió a las costumbres extrajeras, imitándolas como si fueran preferibles a las de su tierra natal. Los nuevos usos eran ofensivos para la sensibilidad de sus compatriotas griegos hasta tal punto que muchísimos de sus amigos le consideraban un traidor”.

En este párrafo Quinto Curcio indica claramente que las costumbres persas corrompieron a Alejandro Magno y que por ello fue mal visto por sus amigos, que eran de costumbre más sobria. Según este historiador, esta inclinación de Alejandro hacia las costumbres persas, y a cierta vida de molicie fue la causa de algunos atentados contra su vida, de la rebelión de los soldados, del resentimiento expresado con gran libertad y de los lamentos; y por parte de Alejandro Magno de la ira, de las sospechas motivadas por el temor y de todos los comportamientos semejantes, consumiendo días y noches en banquetes prolongados. Mataba con espectáculos el aburrimiento entre un banquete y otro, sin contentarse con la multitud de artistas que habían llegado de Grecia. Se obligaba a los prisioneros a cantar a su manera historias mal toleradas para los oídos ajenos. El mismo Quinto Curcio (9,7,15-18) describe con datos concretos otro banquete que Alejandro Magno ofreció a los embajadores de los mallios y de los sudracios, así como a los jefes de estos pueblos. Se dispusieron 100 lechos de oro colocados a pequeños intervalos uno de otro. A su alrededor se extendieron cortinas que brillaban con el color de la púrpura, y de oro. Todo tipo de corrupción entre los persas tenía origen en el lujo excesivo, que caló entre algunos macedonios, de modo que en este tipo de banquetes fastuosos confluían los vicios de ambos pueblos. Estuvo presente en el banquete el ateniense Dioxipo, que era posiblemente un pancratista, que ganó quizás en el 336 los Juegos Olímpicos, según Plinio (NH, 30,3,19). Era muy apreciado por el rey por su fuerza física. Los envidiosos malévolos lo acusaban entre bromas y en serio de seguir al rey como una inútil bestia de cuerpo bien engrasado, afirmando que, cuando entraban en batalla, él, bien untado de aceite, preparaban su vientre para el banquete. Después comenzó a reprocharle durante el banquete el macedón Obrata, ya borracho y a provocarlos diciendo que si se consideraba un hombre se batiese con él al día siguiente con un arma de hierro. El rey juzgaría si él era un temerario o Doxippo un vil. Al día siguiente Alejandro Magno aceptó que se celebraar el duelo. A Alejandro Magno y a su gente les sucedió lo mismo que a los romanos cuando en 197 a.C. se pusieron en contacto con Grecia, en el sentido de que las costumbres de los pueblos conquistados eran más refinadas que las del pueblo vencedor. Así, Catón habla de la corrupción moral que los griegos introdujeron en Roma. Catón que era un moralista, rechazaba de plano el influjo griego en las costumbres romanas. No hay que olvidar que el incendio de Persépolis se fraguó en un banquete, en el que Alejandro Magno estaba ebrio. En Susa Alejandro Magno se sentó en la mesa de comer Darío III (Curcio, 5,1, 13-15) es problema que en estas descripciones de los banquetes hechas por un historiador romano del s. I, haya mucho de exageración.

V. MATRIMONIO ENTRE GRIEGOS Y PERSAS
Alejandro Magno se casó dos o tres ves (Roxana, Barsine y Parisátide). Estos matrimonios obedecían unas veces a razones de Estado, pero en el caso de Roxana, hija de Oxiante, fue por amor (Arr. Anab., 4,19, 5-6).

Alejandro Magno se casó también con la hija de Darío III de nombre Barsine. Esta unión convertía a Alejandro Mago en heredero del imperio de su suegro, Darío III. Varios de los compañeros de Alejandro se casaron también con mujeres persas. Hefestión caso con Dripetes, hija también de Darío III, y por tanto hermana de la esposa de Alejandro, para que los hijos de Hefestión fuesen sobrinos del rey. Crátero, desposó a Amastrines, hija de Oxiantes, hermana de Darío III. Pérdicas se casó con una hija de Atropates, sátrapa de Media. Tolomeo, guardia personal del monarca macedón y Emenides, secretario real, fueron los esposos de Artacama y de Artonis, hijas de Artábazo. Nearco tomó por esposa a la hija de Barsine y Méntor; Seleuco a la hija de tracio Espitámenes. A los restantes compañeros les correspondieron como esposas las más nobles hijas de los medos y de los persas, en número de 80, según Arriano (Anab., 7,4, 7-8), o 92 parejas según Ateneo (12, 5386-5399) que toma el dato de Cares. Las bodas se hicieron según el ritual persa, descrito por Arriano (Anab 7,4, 7-8) en los siguiente términos:

Las bodas de celebraron según el ritual persa; se instalaron unos sillones para las novias, puestos en fila, donde tomaron asiento las novias depués del brindis, cada una en su sillón, una al lado de la otra. Los novios las tomaron de la mano y las besaron, comenzando el primero el rey, ya que la celebración de las bodas se hizo simultáneamente.

En esta ocasión, más que en ninguna otra, Alejandro actuó en plan de igualdad y con gran sentido de lo que es la camaradería.

Cada novio tomó a su prometida y con ella se marchó cada cual a su casa recibiendo de Alejandro cada una de ellas su correspondiente dote. Además dispuso Alejandro que se inscribieran los nombre de todos los macedonios que se habían casado con mujeres en Asia (resultaron ser más de diez mil), a todos ellos Alejandro hizo su correspondiente regalo de bodas.

Estas bodas eran un problema de Estado y vinculaban estrechamente a ambos pueblos, el pesa y el macedón. Los nuevos maridos podían ser considerados como continuadores del Estado aqueménida a los ojos de los persas. Las bodas indican también una asimilación grande de las costumbre persas por parte de Alejandro Magno y de muchos de sus compañeros. Estos matrimonios mixtos ente griegos y persas tenían un precedente en aquella unión entre Menmón, el rodio al servicio de Darío III que se casó con la viuda de su hermano Méntor, cuyo nombre era Barsine, hija de Artábazo (Plut. Alex., 21,8).

Quinto Curcio, (6,6,8) recoge un dato importante sobre el influjo de la costumbres persas, cual es que seguían el pabellón real 360 concubinas, número muy elevado que no había tenido nunca el rey Darío III. Seguían un grupo de eunucos que prestaban servicios propios de las mujeres. Los harenes eran desconocidos en la cultura griega.

La guerra prolongada originó un gran mestizaje de razas, por las uniones entre soldados griegos y mujeres indígenas, o colonos griegos y mujeres asiáticas. A este fenómeno alude Arriano (Anab., 7,12,2). Alejandro Magno aconsejó dejar en Asia a los hijos que eran fruto de estos matrimonios. Con ello evitaba también conflictos y roces con los hijos que estos hombres habían dejado en Macedonia. Alejandro Magno se comprometió a darse mayor dignidad.

VI. INTRODUCCIÓN DE LA PROSKYNESIS Y DE LOS CULTOS DE APIS, AMNMÓN Y DARUK. CULTO AL PANTEÓN IRANIO. INCENDIO DE PERSÉPOLIS.
Ningún autor antiguo menciona que Alejandro Magno tributara culto a los dioses del panteón persa. Pero sin duda lo hizo, ya que la religión fue siempre un excelente vehículo para acercarse al pueblo. En Babilonia veneró a Marduk, según sus ritos, y autorizó la reconstrucción del templo destruido por Jerjes (Arr. Anab., 3,16, 4-5; 8,17,24). El templo se terminó a la vuelta de la India.

Durante su estancia en Menfis sacrificó en honor de los dioses, y particularmente de Apis (Curcio 3, 4), al que los griegos identificaban con Epafo (Hdt. 2,38, 53; 3, 27-29). El viaje de Alejandro Magno al oasis de Ammón en Siwah en el límite entre Egipto y Siria, tenía como finalidad consultar el prestigiosos oráculo. Ammón era en origen el dios egipcio Amón-Ra. Esta visita es una etapa fundamental en la formación del mito de Alejandro Magno, y responde además a la politización de la religión de los pueblos sometidos, con el fin de atraérselos. Sobre este viaje estamos bien informados por los escritores antiguos (Calistenes, en Str. 16,1,43; Diod., 49-5 1; Curcio, 4,7, 5-30; Plut., Alex. 26,11: 28,1), La versión más antigua es la del geógrafo griego Estrabón que remonta a Callístenes, quien no participó en el viaje a Siwah. El oráculo respondió a Alejandro con gestos no con palabras. Dio a entender claramente que Alejandro Magno era hijo de Zeus. El origen divino del rey macedón lo confirmaron luego un oráculo de los Bránquidas, y la Sibila de Eritrea. Arriano (Anab., III, 3-4) menciona el saludo del sacerdote a Alejandro como “hijo de Zeus”. Según este autor, el fin de la consulta del oráculo era obtener una respuesta acerca de su futuro. Su filiación divina con Ammón era para el control de Egipto, y prestigiaba la imagen del rey ante el ejército. En el Egipto helenístico el rey, el faraón, era en vida un dios salvador.

Al construir Alejandría, señaló el número de templos y de dioses que se adorarían en ellos, no sólo griegos, sino también egipcios, como Isis (Arr. Anab., 3,1,5). Alejandro Magno siempre estuvo atento a los cultos de los dioses del país.

Los rituales fúnebres seguidos con el cadáver de Alejandro Magno siguieron los ritos egipcios y babilonios. Alejandro Magno fue embalsamado (Curcio, 10,10,13) por lo egipcios siguiendo la costumbre descrita por Herédoto (2,86,) mientras que los magos hacían los ritos de los babilonios. Su muerte fue profundamente sentida por el ejército (Curcio, 10,5, 7-14) tanto por los macedonios como por los persas. Alejandro Magno cuidó con especial esmero los santuarios de los persas y las tumbas. Castigó con pena capital al sátrapa de Siria, Abulites, y a su hijo Oxiartes. En la mayoría de las ciudades, durante la expedición en la lucha los gobernadores permitieron profanaciones de tumbas y de santuarios. Todos ello fueron castigados severamente (Arr. Anab., 7,4, 1-3). De estos castigos confirmados por Quinto Curcio (10,1,39) se desprende que Alejandro Mango no descuidaba los aspectos relativos a la religión y al culto de los persas, así como los aspectos relativos a la buena conservación de las necrópolis.

Uno de los hechos más negativos de la actuación de Alejandro Magno durante su estancia en Persia es el saqueo e incendio de la ciudad sagrada de Persépolis. Con este hecho pretendía vengar las destrucciones de templos en la acrópolis de Atenas realizados en 480 a.C. por las tropas de Jerjes (Arr. Anab., 3,18, 2). Arriano no menciona el saqueo de la ciudad por las tropas de Macedonia, de la que hablan otras fuentes (Diod. 70,9; Curcio, 5,6,14; Plut. Alex. 37, 3-5). En la ciudad se encontraba un grupo de prisioneros griegos que habían sido mutilados por los persas (Diod. 69, 2-9; Curcio 5, 5-24) que podría ser una invención de Clitaco, para justificar la masacre de los habitantes de la ciudad. Alejandro Magno se detuvo en la ciudad durante cuatro meses, en el año 330, para dar descanso a las tropas.

El incendio está bien atestiguado en las fuentes (Ateneo, 13, 546d-e; Str. 15,3,6; Diod. 72; Curcio 5,7, 1-12; Plut. Alex. 38). Se echó la culpa del incendio a Taide, amante de Ptolomeo (Ateneo, 13, 576e) quien durante un banquete inspiró a Alejandro Magno, que estaba ebrio, llevar a cabo una venganza. Plutarco (38,8) siguiendo a Arriano y a Estrabón, cree que el incendio es un acto político premeditado, lo cual es muy probable. Se ha pensado también que la destrucción de la ciudad emblemática del Imperio Persa simbolizaba la liquidación de este Imperio. También se ha interpretado el hecho como un castigo hacia la población local por su escasa colaboración, lo que creemos, poco probable; o también como un mensaje dirigido a los griegos en el sentido de que se había cumplido la misión encomendada por la Liga de Corinto. Otra interpretación, quizás la que tiene más visos de verdad, es que se trata de una contrapartida a las destrucciones de los persas en Grecia, de modo que así se contentaría a los griegos, considerándose desagraviados, al tiempo que el hecho agradaría también a los griegos que estaban fuera de la Liga corintia. Se ha pensado también que el incendio de Persépolis es un mensaje político dirigido al mundo griego y macedón durante la guerra de Agis, que era enemigo de Macedonia.

Según Plutarco (Alex. 3,8,8)todos coinciden en que Alejandro Magno se arrepintió pronto y ordenó apagar el fuego. La misma idea del arrepentimiento se lee en Quinto Curcio (5,7,11) y en Arriano (Anab., 6,30,1) quien afirma que cuando en 324 Alejandro volvió a Persépolis reprobó el incendio. Éste según las huellas arqueológicas, afectó a la parte de la ciudad levantada por Jerjes, lo que parece indicar que no se quiso quemar el palacio, sino el mobiliario precioso y los símbolos del poder real de los aqueménidas. Lo que no cabe duda es que el incendio fue un acto de barbarie impropio de los civilizados griegos y que sólo se puede entender en un contexto de guerra abierta entre dos grandes civilizaciones.

VII. TRATO EXQUISITO DE ALEJANDRO MAGNO A LA FAMILIA DE DARÍO III, Y DE LA NOBLEZA PERSA A ALEJANDRO.
Un dato elocuente acerca del carácter del choque entre las culturas griega y persa son las relaciones entre las aristocracias de ambos pueblos, que fueron en general muy buenas.

Alejandro dispensó un trato exquisito a la familia del rey Darío III que había sido apresada. A cambio los nobles persas mantuvieron buen trato con el rey macedón. Después de la batalla de Iso, en el año 333, cayeron en mando de Alejandro Magno la madre de Darío III, su esposa, un hijo pequeño y otras hijas, así como algunos nobles persas (Arr. Anab. 2,1,9). El propio Alejandro Magno se preocupó de ellos cuando lloraban en la tienda ante el cadáver del rey persa, Alejandro Magno les consoló enviando a uno de sus compañeros, Leonato, a comunicarle que Darío III se encontraba vivo, y que Alejandro Magno les concedía las atenciones propias de la realeza y sus atributos, así como el tratamiento regio.

Varios autores antiguos (Arr. Anab, 2,12, 3-6; Diod., 36,3-38; Curcio, 11,24,6; Plut. Alex. 2,1) cuentan que fue el propio Alejandro, acompañado de Hefestión, el que visitó a la familia real, que confundieron al rey con el compañero. Alejandro no se enojó por ello. Alejando Magno respetó a la esposa de Darío III que pasaba por ser la mujer más hermosa de Asia (Arr. Anab., 4,19,6). Por un eunuco que se había escapado, el monarca persa fue informado del buen trato que recibían sus familiares, y por lo mismo elevó acciones de gracias a Ahura Mazda (Arr. Anab., 4,20, 1-3; Diod., 87, 3-38, 7; Curcio, 3,12, 1-26; Plut. Alex. 21, 1-7; Just., 11,9, 12-16). Según Quinto Curcio (5,2, 18-22) regaló a Sisigambi, madre de Darío III, vestidos macedonios y muchos tejidos de púrpura, que casualmente eran regalos de Macedonia con las tejedoras. Estos regalos valiosos eran muestra de respeto, pero también evidencian una cierta pasión por el lujo exagerado. La hizo llegar la noticia de que si le agradaban los vestidos, que acostumbrase a sus nietos a tejerlos, pues las muchachas portadoras eran también un regalo, pues ellas podían enseñarle el oficio. Sisigambi no tenía disposición a recibir el regalo. Estaba triste. La ocasión fue considerada una excusa propia para hacerle una visita y animarla. Alejandro Magno fue en persona, y le dijo:

“Madre, en el traje que visto tú tienes no sólo un regalo sino también la obra de mis hermanas... No tiene mi ignorancia por una ofensa. Todo lo que he sabido de tus costumbres lo he realizado con escrupulosidad. Se que está prohibido por ti a un hijo sentarse junto a su madre salvo después de recibir el permiso. Siempre que he venido a ti, he estado de pie hasta que tu me indicaras que podría tomar asiento. Te he impedido que en señal de devoción te prosternases delante de mi. Ahora te ofrezco el apelativo debido a mi querida madre Olimpíade”.

Esta noticia recogida por Quinto Curcio indica a las clara el trato exquisito que Alejandro tenía hacia la madre de Darío III, así como la aceptación de las costumbres.

Las prisioneras –concretamente la madre de Darío III- pronto alcanzó gran influencia sobre el ánimo de Alejandro Magno, que intercedió ante el monarca macedón a favor de los urios (Arr. Anab., 3,17,6). El excelente trato a la familia de Darío III dado por Alejandro Magno responde sin duda a la política de atraerse a la familia real para presentarse como sucesor de Darío III ante los persas. Alejandro Magno como un miembro de la familia real, pues tenía a la madre de Darío III por madre suya y ésta, por su parte, le consideraba también un hijo. Esta familiaridad es un aspecto intersantísimo del encuentro ente las civilizaciones persa y griega, que no tiene paralelos en encuentros de otras culturas.

El amor que Sisigambi llegó a tener por Alejandro Magno queda bien patente en el hecho de que, según Diodoro (118,3) y Justino (13,1, 4-6) al morir el monarca macedón, ella se suicidó. Mayor prueba de amor no pudo dar. Quinto Curcio (110,5,19) por su parte, describe bien los signos de dolor de la madre de Darío III. Se desgarró el vestido, se cubrió con ropajes de luto, se mesó los cabellos y se postró en tierra.

VII. FUNDACIÓN DE COLONIAS.
Alejandro Magno fundó muchas colonias en territorios del antiguo Imperio Persa con el fin de asentar veteranos del ejército y darles una posibilidad de vivir decentemente. La colonización es uno de los procedimientos más efectivos del encuentro de dos culturas. En las colonias vivían no sólo griegos, sino también indígenas que aprendían la lengua, la religión y los usos y costumbres de los colonos. Muchos de ellos se casaban con mujeres indígenas. Sus hijos recibían la cultura griega, o bien una de tipo mixto greco-persa. El mismo fenómeno se daba en las colonias griegas de Occidente. El proceso colonizador hizo que se desarrollara en Bactia un reino griego de gran claridad, que llevó la civilización griega a la India, con ciudades que habrían podido parecer en Asia Menor.

Alejandro Magno, al igual que mucho después Julio César o Augusto, fueron grandes estrategas y grandes impulsores de la colonización. Alejandro Magno fundó a orillas del Tanais un Alejandría en la que asentó a los macedonios inútiles para el servicio de armas, ya todos los habitantes de la región que voluntariamente quisieran participar como colonos (Arr. Anab., 4,4,1). La primera vez que fue Alejandro Magno a Bactria fundó otra ciudad con el nombre propio, Alejandría, en Parapamisada (Arr. Anab., 451, 23-4). La actual Nawgai, capital de Bajaur, fue repoblaba con los indígena que aceptaron inscribirse como colonos junto a los soldados que habían quedado discapacitados para el ejército (Arr. Anab. 4, 24-7). Antes de regresar de su expedición a la India, en una ciudad a las orillas de Acesines, asentó a algunas tribus cercanas, que se lo pidieran y a un grupo de mercenarios que no podrían ya seguir en la guerra (Arr. Anab., 5,29,3). En un discurso dictado en respuesta a otro de Alejandro Magno, Ceno le dice al rey que había asentado a griegos en las ciudades que había fundado, aunque no todos están contentos en ella y muchos no favorables a la colonización (Arr. Anab., 5,27,5). La razón de este descontento la da Quinto Curcio (9,7,1) de modo contundente; los colonos temían ser asesinados.

Fundó otra Alejandría en al confluencia de los ríos Acesines e Indio (Arr. Anaba., 6,15,2) y la dotó de astilleros. En la región del Pelacopas, donde desemboca el Eúfrates, en dirección a Arabia, fundó una ciudad amurallada en la que asentó a mercenarios griegos que se lo solicitaron, aquellos que por su edad o por sus heridas eran inútiles para la guerra (Arr. Anab., 7,21,7).

Quinto Curcio (9,10,1) recoge la noticia de que en la desembocadura del Indo fundó inmensas ciudades.

La más famosa de todas las ciudades por él fundadas fue Alejandría en Egipto (Arr. Anab., 3,2, 1-2; Curcio 4,8; Diod. 17,52). Las razones de la fundación de estas colonias las da Arriano. Así, la última Alejandría del Tanais se fundó por ser éste el lugar más propicio para que floreciese; muy idóneo era su ubicación contra un posible ataque de los escitas, y un excelente bastión defensivo contra los bárbaros. Sería importante por el número de colonos que llegó a albergar. Los bárbaros mataron a los soldados de la guarnición. La fundación de la Alejandría entre los ríos Acesines e Indo obedecía a que se esperaba un futuro de grandeza y esplendor. El asentamiento de Rambacia en la India le pareció a Alejandro Magno un lugar que sea en pocos años en una ciudad grande y próspera (Arr. Anab., 6,21,5). El monarca macedón envió órdenes en Gedrosia, a Leonto, uno de sus guardia personales, que promoviera nuevos asentamientos para que los habitantes de la región se mostraran bien dispuestos con su sátrapa, de nombre Apolófanes (Arr. Anab., 6,22,3).

La colonización griega promovida por Alejandro Magno tenía un precedente en la política emprendida por su padre Filipo II, que fue continuada a gran escala por los Seléucidas, y en menor medida por los Ptolomeos en Egipto. La colonización fue el principal medio de contacto entre las civilizaciones griega, persa y egipcia.

El imperio Aqueménida, en sus últimos momentos, y en contacto con el genio de Alejandro Magno, dio un grandísimo ejemplo, - para toda la Antigüedad y para todas la culturas de todas la épocas- de lo que puede ser un encuentro intercultural y los muchos beneficios y aspectos favorables que este encuentro puede producir.

 
* BIBLIOGRAFÍA: J. Alvar, J.M. Blázque, Alejandro Magno. Mito y realidad. Madrid 1977.
A.di Vita (coord.), Alejandro Magno. Storía e mito. Martellago 1995.
R. Lane Fox, Alexander the Great, Londres 1973.
A. Cavill, Alexander the Great and his Time, Londres 1959.
A. Srewart, Faces of Power. Alexander’s image and hellenistic Politics, Oxford 1953.
 
Buscar
Búsqueda Avanzada WebSearch
banderas
Bienvenido a la página web del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán

icro

Agencia de noticias AhlulBayt

hispantv

Agencias de Noticias Coranicas de IRAN

web islam

ISLAMORIENTE

(Sociedad Española de Iranología (SEI

LENGUA PERSA

casa asia
votación
Inhabilitación de Voto
Usuarios de Estadística
Visitantes de Pagina: 2051
Visitantes del Día : 181
Visitantes de Pagina : 376475
Visitantes en Línea : 4
Página cargada : 2.8125

inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Preguntas frecuentes|Contáctenos|Enlaces|Mapa del sitio