Friday, August 18, 2017 Noticias|فارسي

 
inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Contáctenos
>
Titulo
iran
Iran
Inscribirse
Nombre de Usuario :   
Contraseña :   
[Inscribirse]
Suscribirse al Boletín
Nombre :   
Correo Electrónico :   
Alfombras persas
Historia de las alfombras
 
La Alfombra iraní es un símbolo del arte e industria de este pueblo, producto cuyos orígenes se remontan a los inicios de la historia escrita, cultura y tradición de una nación milenaria. Sisil Edwordec, en su libro La alfombra persa cuenta que la singular maestría iraní en la preparación de tejidos se originó en la necesidad de mantener calientes los hogares, en las tierras altas, con el consiguiente ahorro de combustible.

Su evolución enriqueció tanto los colores y diseños que nadie puede competir con ellos. Esta maestría ha permanecido con el paso del tiempo, durante siglos, y hoy en día las alfombras persas ornamentan los suelos de palacios, museos de prestigio, colecciones particulares. De tal forma se han hecho populares que han sido un vehículo para dar a conocer su país de origen: Irán.

Respecto a su antigüedad, ya se las menciona en el libro Hudud Al-Alam alrededor del mundo, escrito en el año 829, donde se mencionan los testimonios de geógrafos musulmanes, indicando que la elaboración de alfombra en tiempos de los primeros califas procedía de una industria extendida entre tribus y campesinado.

 
La alfombra más antigua conservada procede de la era de los medos o, quizá, de los aqueménidas. Dicha alfombra se llama Pazirik y se exhibe en el Museo Ermitage de San Petersburgo. Esta pieza única fue descubierta por el profesor Rodenco en 1949, en un cementerio congelado en un valle alto de Siberia, que cedió su nombre a la alfombra. Los dibujos de ésta muestran un jinete y un infante aqueménida y varios leones alados de la mitología de entonces. Se asemejan mucho a los grabados sobre piedra que lucen en la antigua Persépolis. Sobre el caballo se reflejan sendas alfombrillas, lo que indica la existencia de estos tejidos hace unos dos mil quinientos o dos mil trescientos años. La técnica empleada en la elaboración de alfombras no ha variado mucho con el paso de los años. De menos antigüedad es la alfombra Negasterán, aunque su tamaño es impresionante: 30 por 30 metros. Está ilustrado con un jardín, usando hilos de oro. Perteneció a la corte de los sasánidas. También es conocida como "la primavera de Cosroes".

Precisamente, en su enciclopedia persa de cinco tomos, la menciona el Dr. Mohammad Moin, recordando que la historia cuenta que se solía denominar así a una gran alfombra que se encontraba en los palacios antiguos de Tisfun, ocupados por los antiguos reyes sasánidas en invierno.

 

La dinastía safávida, en el siglo XVI, trasladó la elaboración de alfombras de los pueblos y popularizó esta industria en las ciudades, desde las que empezaron a viajar a todos los rincones del mundo. Los distintos monarcas safávidas fueron creando distintos telares reales, como el rey Abbas que levantó uno en la ciudad de Isfahán, junto al palacio real. Muchas de las alfombras que adornan distintos museos del mundo pertenecen a esta época. Entre las mismas podemos resaltar:

* La alfombra Ardebil. Luce el sello y el nombre del fabricante, y está tejida, tanto a trama como urdimbre, con hilo de seda. Se encuentra en el museo Victoria y Albert de Londres.

 
* La alfombra Chelsy, hecha en seda, en el mismo museo que la anterior.

*La alfombra Nagsheboldani. También en seda y expuesta en el museo del Arte y la Industria de Artesanía de Viena. En el mismo museo y del mismo material se encuentran las alfombra s Sekargah.

*Una alfombra de flora y fauna, con inscripciones en los laterales, se conserva en el museo Metropolitano de Nueva York.

La estructura
La finura y densidad de una alfombra dependen en parte de la densidad de los hilos verticales que constituyen la urdimbre y los horizontales de la trama (la base de la alfombra). Cuanto más juntos estén dichos hilos, más fino habrá de ser el pelo, que suele ser de lana de oveja, pelo de camello o seda, y por consiguiente, más densa será la alfombra acabada.

En la mayoría de los casos, la base de la alfombra es de lana o algodón, o una mezcla de ambos, como por ejemplo lana para la urdimbre y algodón para la trama, o viceversa. En algunas regiones, utilizan algodón teñido de rojo o de azul para la base a modo de signo distintivo para sus alfombras. Algunos nómadas utilizan el pelo de cabra o camello para la base de la alfombra, pero al ser este material menos elástico y más difícil de tejer que el algodón o la lana de oveja, las alfombras resultantes son menos tupidas y resistentes.

La estructura
El tamaño de las alfombras, como muestra la frecuente repetición de tamaños similares, viene determinado por condicionantes técnicos. Para los nómadas, por ejemplo, resultaba más fácil tejer alfombras pequeñas o estrechas que grandes alfombras en sus pequeños telares portátiles. Las tribus seminómadas tenían menos restricciones, construían telares fijos para tejer grandes alfombras en sus residencias de invierno o verano. Los tejedores sedentarios y los talleres comerciales no tienen restricciones alguna ni en cuanto al formato de la alfombra ni en cuanto a su tamaño, aunque suelen orientar su producción a los tamaños estándar más solicitados.

Los nudos
 
Salvo escasas excepciones, los nudos empleados para la confección de alfombras en Irán son de dos tipos: el nudo Turco y el nudo Persa. No se trata de nudos propiamente dichos, sino lazos que rodean dos y, más raramente, tres o cuatro hilos de la urdimbre.
El pelo
 
El nivel al que se recorta el pelo de la alfombra depende del tipo de material, su calidad y su grosor. Generalmente, el pelo es de lana de oveja y, con menor frecuencia, de pelo de camello o de cabra. El material más caro es la seda, y las más apreciada para tejer alfombras es la que procede de la región del Caspio.

A menudo, la longitud del pelo es el primer indicador de la región, la zona o el centro donde ha sido tejida la alfombra. Las alfombras nómadas tejidas en regiones montañosas inhospitalarias suelen tener el pelo más largo que las de cálidas zonas desérticas. La longitud del pelo puede oscilar entre 2-3 mm. Y más de 20 mm.

Los tintes
 

Aunque la invención de las anillas (1826) proporcionó una nueva tecnología para la producción de alfombras orientales, siguen siendo más apreciados los tintos obtenidos de la naturaleza. Tintes que podemos agrupar según su procedencia en:

* Tintes vegetales: el azafrán o las agallas de roble para el amarillo; índigo para el azul; y raíces de rubia u hojas y flores de alheña para los distintos tonos de rojo.
* Tintes animales: el más importante es la cochinilla, y anteriormente la laca india, ambos obtenidos de insectos. También tuvo su importancia un tinte púrpura obtenido del caracol.
* Tintes minerales: karaboja para el negro, lo mismo que el óxido de hierro; sulfato de hierro para el marrón; sulfato de cobre para el verde, etc..

Los colores pueden variar también dependiendo, por ejemplo, del contenido de grasa de lana o de la composición química en el proceso de teñido.

Los colores pueden variar también dependiendo, por ejemplo, del contenido de grasa de lana o de la composición química en el proceso de teñido.

Si bien la importancia de los colores en una alfombra reside en el efecto visual del conjunto, esta introducción no estaría completa sin un breve comentario sobre el simbolismo de algunos colores en Irán. El verde es el color sagrado del Profeta y su uso está muy restringido a aquellos lugares en que es poco probable que sea pisado. Es, además, el color de la esperanza, la renovación, la vida y la primavera.

El rojo es el color del fuego, el entusiasmo, el valor, la suerte, la alegría, la virilidad y la fe. El azul representa la fuerza y el poder. El naranja tiene un significado de humildad y piedad; es el color de los derviches. El amarillo es el color del sol, que irradia la alegría de vivir. El blanco está asociado a la inocencia, la limpieza, la pureza de corazón y la generosidad. El negro se encuentra raramente en las alfombras excepto para perfilar los diseños. Es el color del luto.

 
Los diseños
 
Las alfombras persas suelen dividirse, por lo que respecta al dibujo, en dos grandes grupos. Alfombras con dibujo geométrico y alfombras con dibujo curvilíneo, conocidas como alfombras florales. Las alfombras de diseño geométrico están decoradas con elementos lineales compuestos de líneas verticales, horizontales y diagonales o formado por una repetición de los mismos motivos. Las alfombras con dibujos geométricos son tejidas por tribus nómadas, con motivos y dibujos particulares. Estos motivos facilitan la atribución de una alfombra a una tribu o lugar de origen particular.

La gran característica del dibujo persa ha sido siempre sus intrincadas y simbólicas muestras, que han fascinado a los técnicos y a los amantes del arte de todo el mundo durante siglos. Muchos estudios aseguran que los dibujos reflejan no tanto el simbolismo como la estrecha afinidad persa con la naturaleza y un gran amor a los dibujos como obras de arte. Aunque la naturaleza proporciona la mejor inspiración al diseñador de la alfombra, hay dibujos que proceden de adaptaciones de otros dibujos foráneos, como los de China y Arabia. Con toda probabilidad los dibujos comenzaron a realizarse hace cientos de años como fieles representaciones de árboles, flores, pájaros y nubes, que, a través de la creatividad y el genio innovador del arte persa, se fueron estilizando más y más a cada generación.

 

El motivo más común para todas las alfombras persas, especialmente las más grandes, es un gran medallón central. Sin embargo, aunque básicamente llevan el mismo dibujo, no hay nunca dos medallones exactamente iguales.

Algunos técnicos creen que el dibujo de los medallones tiene su origen en la naturaleza religiosa de los tejedores y que su fuente de inspiración son probablemente las mezquitas. Al pensar en dibujos, el gran Shah Abba salta invariablemente a la memoria como la inspiración de varios de ellos, todos los cuales están inspirados por el lirio, a menudo en una posición central aislada, enlazada solamente por dedicados zarcillos. Otro de los dibujos favoritos del diseñador de alfombras es el del pino o el de la hoja, fuente de inspiración para el dibujo de Paisley o en España conocido dibujo cachemir, aunque éste es más bien estereotipo comparado con el motivo original.

El dibujo Herati se encuentra en alfombras confeccionadas en todo Irán. Dicho dibujo procede de la ciudad de Herat, ahora en Afganistán, pero una vez parte del Imperio Persa. El dibujo lo componen una figura central en forma de diamante enmarcada por cuatro hojas ligeramente onduladas y se repite varias veces. Los Kurdos hacen un dibujo similar conocido como Mina Khani.

Los tejedores de Kermán a veces incluyen en sus dibujos retratos que representan a celebridades europeas tales como Napoleón, y naturalmente a los Shahs (reyes) y la gente opulenta de Irán.

 
La procedencia
 
Es, en definitiva, el principal criterio de clasificación de las alfombras. Cada centro de producción significa un modelo distinto de combinación de los diversos elementos descritos anteriormente. Así, las alfombras de Hariz, Karaja, Sarab o Tabriz en Azerbaiyán; las de Senneh, Bijar o Arak en el Kurdistán; Saruq o Mahallat en la región de Farahán; Joshagán, Qom, Isfahán, Kashán o Naín en Irán Central; Qashqai, Kermán o Shiraz en el sur, y un largo etcétera.
 
 
Buscar
Búsqueda Avanzada WebSearch
banderas
Bienvenido a la página web del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán

icro

Agencia de noticias AhlulBayt

hispantv

Agencias de Noticias Coranicas de IRAN

web islam

ISLAMORIENTE

(Sociedad Española de Iranología (SEI

LENGUA PERSA

casa asia
votación
Inhabilitación de Voto
Usuarios de Estadística
Visitantes de Pagina: 5270
Visitantes del Día : 172
Visitantes de Pagina : 376466
Visitantes en Línea : 5
Página cargada : 2.4063

inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Preguntas frecuentes|Contáctenos|Enlaces|Mapa del sitio