Sunday, August 20, 2017 Noticias|فارسي

 
inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Contáctenos
>
Titulo
iran
Iran
Inscribirse
Nombre de Usuario :   
Contraseña :   
[Inscribirse]
Suscribirse al Boletín
Nombre :   
Correo Electrónico :   
Gastronomía
 
La cocina iraní es rica y variada y cuenta con dos factores que le ayudan a mantener muy alto su nivel. Por un lado en el país se encuentran productos de primerísima calidad, por otro se cuenta con una larga tradición en la que la suma de muchas culturas da como resultado la cocina popular de hoy en día. En la mesa iraní siempre hay pan, verdura fresca y agua. El arroz es imprescindible, así como la sal, la pimienta y el somag, una especia suave. Hay diversas clases de pan. Es usual que se sirva toda la comida de una sola vez, sin un orden establecido de primer y segundo plato, lo que si se hace es comer primero los manjares fuertes y después los más ligeros. Así acabar el té es casi obligado. El secreto de la cocina es la proporción entre los diferentes productos tanto crudos como cocidos, jugando con el sabor, el olor y el color.

Cuando estemos en ruta, la comida que encontraremos por doquier es el kebag, normalmente de carne de cordero o el chelo kebab, cuando se acompaña de arroz.

 

El agua embotellada y bebidas tipo cola, limonada o naranjada, siempre estarán disponibles. El pan (nan o nun), se prepara de cuatro formas: Babari, confeccionado con harina blanca; es como una torta fina de finales romo, de unos 40 a 60 cm. hace como unas betas más gruesas, es típico de las zonas azarís (de influencia turca). El sangak, parecido al anterior, pero fabricado con harina marrón; tiene algo de grosor (1/2 cm.) pero sin las betas y con algunos agujeros, es el más popular del país. El lavash, de harina blanca, es muy fino y se sirve doblado como una servilleta. El taftun, fino como el lavash pero suele ser de gran tamaño, también elaborado a partir de harina blanca. ¡Atención al comer pan artesano de tipo babari y sangak, conviene darle la vuelta y ver que no tiene pegada alguna piedrecita, si no el viaje nos puede salir muy caro, si de regreso nos vemos obligados a visitar al dentista. Este tipo de pan se cuece pegado en las paredes de los hornos y están llenas de guijarros y siempre puede desprenderse alguna esquila que será lo que después nos puede partir una muela!.
Es recomendable que el viajero intente probar el mayor número de platos distintos, y que sin ningún tipo de reparo se detenga a comer tanto en los modestísimos puestos callejeros como en los mejores restaurantes del país. Comer en Irán es muy barato y con el nivel adquisitivo de los europeos podemos permitirnos muchos lujos y seguro que el paladar lo agradecerá. El visitante no debería marcharse sin haber comido cuando menos las siguientes especialidades tan típicamente iraní: Ash, la sopa, ese es uno de los platos básicos en la dieta, muy simple y sabroso, se prepara de diferentes maneras, dependiendo de la región. Se preparan sopas de lentejas, de yogur, de fideos, de frutos secos, etc.. Abgusht, también llamado Dizi: cocido de carne de cordero y garbanzos. Todo un rito a la hora de servir (un recipiente con el caldo, otro con el cocido, un mortero) casi podríamos definirlo como el plato nacional iraní. Cada región tiene su particular manera de prepararlo, lo encontraremos con alubias, berenjenas, con riñones de cordero salteados, etc.. Si pasamos mucho tiempo en Irán y nos hemos de cansar de un plato, casi seguro que sería del grupo de los kebabs. Lo aburriremos porque es el que más veces repetiremos, cuando no hay donde escoger la única opción será un kebab. Los más comunes son el Chelo Kebab, arroz hervido con cordero, y Kebab-e Morgh, pollo asado. En la zona del Caspio resulta imperdonable no comer kebab de esturión. En Tabriz hay una variante de kebab llamada en farsi shishlik o en lengua azeri pizola, que consiste en un pincho en la que se ensartan costillas de lechal , se acompaña con tomates y pimientos verdes, a veces esos pimientos son muy picantes. En otras partes del país el acompañante del kebab suele ser el arroz, tomates asados, zanahoria rallada o remolacha, junto al pan se sirven cebollas crudas.

 
Otros platos que no podemos pasar por alto son los guisos a base de berenjena, como el mirza gasemí, preparado de berenjena, mucho ajo, huevo y tomate, o el kashque bademjan, típico del centro y sur del país. Una "delicatesen" el bogaligatak, habas guisadas con huevo, ajo y especias. Los encurtidos en vinagre son pura delicia, en el Caspio no falta nunca el sir, que son ajos en vinagreta. Por todas partes nos servirán torshi jiarshur, pepinillos en vinagreta. El yogur, en farsi mast, forma parte del menú diario de todo iraní. Es muy recomendable comerlo siempre que tengamos ocasión, ya que será la mejor medicina preventiva que podremos tomar durante el viaje. Se prepara en ensalada, con ajo, con hierbabuena, mezclado cono fruta fresca, con miel y hasta un sinfín de variedades. Tanto se come de postre como entre platos o al comenzar.

Capítulo aparte es la repostería. Los dulces de Qom y Yazd tienen una acreditada fama, que incluso ha traspasado las fronteras iraníes. Los más típicos son el baqlva, nueces dulces aceitosas normalmente cortadas en forma de diamante; lowz-e-bidmeshk, sauce almizclero perfumado; el sohan, hecho de una harina especial y nueces dulces. Los restaurantes; los establecimientos más populares y que en cualquier población casi siempre tendremos cerca, es el kebabi. Como su nombre indica, es el lugar apropiado para comer kebas; la verdad es que sirven otros tipos de comidas.

 

Con honrosas excepciones, muchos de los mejores restaurantes suelen estar ubicados en los hoteles. En Teherán y alguna otra gran ciudad, también encontraremos modernos "fast foods" restaurantes chinos, japoneses y para los turistas, locales con camareros disfrazados con trajes regionales. Más raros y difíciles de localizar son los auténticos restaurantes con sabor tradicional, si queremos visitarlos podemos preguntar en los hoteles y hacernos acompañar por un taxi. Cada vez más, están apareciendo locales que cuentan con un buffet en el que podemos servirnos diferentes ensaladas y platos fríos. El servicio que ponen en la mesa se limita casi siempre a una cuchara y un tenedor. La cuchara hace las funciones del cuchillo. Por suerte, la carne siempre la presentan muy tierna.
Al acabar la comida es muy raro que nos sirvan fruta, excepción hecha de algunos restaurantes de los hoteles de 5 estrellas. Si queremos incluir la fruta en nuestra dieta, lo mejor es comprarla en ruta, cada región ofrece sus mejores productos en tenderetes de carretera o callejeros. Comer en Irán, además de lo saludable de los menús, también es muy barato. Nos llevaremos auténticas sorpresas con las facturas. En un restaurante de máxima categoría será muy raro llegar a los 4,81 euros. En los kebabs podemos almorzar o cenar por 1,20 o 1,80 euros, la bebida incluida. Curiosamente, la bebida más cara y con diferencia es la cerveza sin alcohol, que puede llegar a costar hasta 0,60 euros.

Las casas de té: una de las atracciones para el viajero son las populares chaikhane o casas de té. En el siglo pasado eran lugar de encuentro de artistas que acababan pintando las paredes con motivos mitológicos. Hoy en día son lugares con un aire enigmático: cada uno tiene su propia personalidad. En muchos, las pareces están repletas de imágenes de atletas de la lucha libre iraní, en otros son fotos de la Kaaba y mezquitas famosas; unos pocos, su ubicación es de por sí fascinante. La gente asidua a estos establecimientos parece tener una filosofía especial: los silencios; conversaciones apagadas delante de las pipas de agua (ghelium): ambiente relajado de místicos, derviches y gimnastas de las "casa de fuerza", todo ello crea una atmósfera especial, muy del agrado del viajero. Y evidentemente, el té es la bebida del lugar, pero también se comen dulces y se fuman pipas.

Algunas de las más atractivas chaikhanes son: los baños Ganj Ali Khab de Kermán y Hammam reconvertido en pleno bazar. El sótano de la Tumba de Hafez en Shiraz, con un río subterráneo (ghanat) a la vista. Bajo algunos de los puente de Isfahán se encuentran algunas de las más originales y bellas del país. Otra de las que no podemos dejar de visitar es la que se encuentra en el primer piso del bazar de Isfahán, tiene una terraza justo delante de la gran plaza del Imán.

En algunas casas de té se agrupa a familias, a solteros y a solteras por separado. Cuando los turistas entran en grupo se les trata como si fuesen una familia.

 
 
Buscar
Búsqueda Avanzada WebSearch
banderas
Bienvenido a la página web del Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán

icro

Agencia de noticias AhlulBayt

hispantv

Agencias de Noticias Coranicas de IRAN

web islam

ISLAMORIENTE

(Sociedad Española de Iranología (SEI

LENGUA PERSA

casa asia
votación
Inhabilitación de Voto
Usuarios de Estadística
Visitantes de Pagina: 3243
Visitantes del Día : 32
Visitantes de Pagina : 376738
Visitantes en Línea : 4
Página cargada : 1.8437

inicio|Irán|Islam|Idioma persa|Preguntas frecuentes|Contáctenos|Enlaces|Mapa del sitio